Spanish English German Italian Portuguese Russian
Actualidad

Actualidad

El peligro de copiar lo malo de Estados Unidos

El peligro de copiar lo malo de Estados Unidos

Es una realidad indiscutible que Estados Unidos es el país más poderoso del mundo. Puede que China compita en el ámbito económico, pero en cuanto a poder cultural, no existe ningún país capaz de compararse.  Todo lo que está de moda en Estados Unidos, inevitablemente llega al resto del mundo (Salvo esos deportes que solo juegan ellos o aberraciones como medir las distancias en millas), sus películas son mundialmente conocidas y cualquiera podría reconocer los edificios de New York o el letrero de Hollywood así preguntes en el pueblo más remoto de África.

En todos los países se imitan sus costumbres e ideales, y es que también la idea de la “libertad” estadounidense resulta muy atractiva. El tema del “sueño americano” es vendido a millones de personas que han dejado sus países para ir a vivir ahí y es imposible negar que a muchos sí se les ha cumplido.

Sin embargo, esta influencia de Estados Unidos no está exenta de problemas. Sobre todo, porque la relación entre EE. UU. y el resto del mundo no es igualitaria. Todo el mundo anda siempre pendiente de lo que suceda ahí, pero a ellos, en general, no les interesa mucho lo que suceda en el resto del mundo, sobre todo en nuestros países.

Esta distorsión, aumentada la por la globalización, nos lleva a un gran problema: Nos creemos parte de EE. UU sin serlo.

 

La confusión cultural

Como estamos en medio de una globalización que es dominada por Estados Unidos, la gente de Latinoamérica está constantemente viendo una “exposición” de como se vive en ese país. Mediante sus películas y series vemos como es su vida cotidiana, que tipo de problemas tienen, en que trabajan, como es su política y un largo etc. Nos metemos en un contexto cultural totalmente extranjero que, como es repetido constantemente, acabamos asimilando como propio

Y es que como gran parte de lo que uno ve está hecho desde su perspectiva, resulta muy fácil confundirse y terminar pensando que así son las cosas aquí. Que nuestra sociedad es como la de ellos y que lo que funciona en Estados Unidos, también funciona aquí. Es un “Mundo de fantasía” que de a poco se va haciendo paso a la realidad.

Como casi todo el contenido se cuenta desde una perspectiva extranjera, termina siendo muy fácil olvidar que esa no es nuestra cultura, que no tenemos los mismos problemas ni las mismas sociedades y que realmente es un país totalmente distinto a cualquiera de los que hay en Latinoamérica.

 

La importación del racismo

El ejemplo más grave y contingente de esta “confusión cultural” es la importación de los conflictos racistas a Latinoamérica.

En medio de las protestas estadounidenses por el asesinato de un afroamericano que supuestamente quería pagar con un billete falso, algunas personas no pueden distinguir que se trata de un contexto diferente y se indignan y rasgan vestiduras por un problema que no existe de esa forma en Latinoamérica.

Lo cierto es que la cultura estadounidense tiene muchas cosas decadentes. Una de ellas el racismo extremo que está muy atrincherado en su cultura y en los últimos años ha aumentado de manera considerable.

En Estados Unidos todo el mundo se fija en el color de piel de la gente. Es algo que te “define” de alguna manera. Hasta hay un concepto muy estúpido llamado “race relations” (Relaciones de raza), como si los negros o los blancos fueran una clase de sub-nacionalidad y al tratar con el otro deben tener extremo cuidado con lo que hacen o dicen.

De hecho, tal es el nivel de segregación, por parte de ambos bandos, cabe decir, que allá sigue siendo más o menos polémico tener una relación con alguien de “otra raza”, incluso hay películas sobre el tema. Como dato anecdótico, en la película de Harry Potter iba a haber una pareja de una mujer negra y un hombre blanco, y cambiaron el reparto por dos blancos, puesto que era demasiado polémico para el público estadounidense.

Eso también se ve en las películas, siempre o casi siempre se ven parejas de dos blancos, o dos negros, cuando considerando que los negros son menos del 20% de la población de Estados Unidos, sería más lógico que, simples números, se emparejen con alguien que no sea de su mismo color si estuvieran en un país normal.

Lamentablemente, este tipo de “segregación social” sigue siendo promovido en Estados Unidos y por las mismas personas que dicen luchar por los derechos de los afroamericanos. Allá constantemente se valida el racismo hacia los blancos (Categoría que, para algunos, también incluye a los latinos), diciendo que no es racismo. Al mismo tiempo que hay grupos de blancos que se hacen más y más racistas en consecuencia. La policía cree que los negros son delincuentes. Los negros creen que los blancos de alguna manera son sus enemigos. Algunos gringos no parecen entender el concepto de que el color de piel no tiene por qué importar ni definir como eres tratado.

Nuestras sociedades pueden tener muchos problemas, pero no tienen esa clase de comportamiento racista que tiene Estados Unidos. Aquí la mayoría de la gente es mestiza y no tiene raza definida. El asunto de la muerte de Floyd es un tema interno de Estados Unidos, metido en un contexto totalmente diferente.

Sin embargo, mucha gente se indigna por eso, como si estuviéramos en ese país, solo que no lo estamos y a los gringos nosotros les damos igual. En Latinoamérica muere gente por razones mucho más grotescas todos los días, pero los gringos no se indignan por nosotros ni se alteran como hacen algunos latinos aquí, en su complejo de pensar que están en Estados Unidos.

 

Estados Unidos no es el mundo

Ciertamente, una cosa es opinar del tema y condenar el racismo, y otra el indignarse por problemas ajenos que no nos afectan de ninguna manera, para después comenzar a inventar problemas en Latinoamérica y enojarse por ellos, sumándolos a la gran lista de defectos que tienen estos países.

Como ejemplo de eso, que ya venía desde antes de la muerte de Floyd, podemos citar lo que pasó con una chica venezolana que se disfrazó de la princesa Esmeralda pintándose la cara para verse más morena. Mucha gente salió a criticarla por hacer “apropiación cultural” y usar “blackface”, como si ella estuviera en Estados Unidos.

El maquillaje de negro es tabú allá pues se usaba para ridiculizar a los afroamericanos, pero eso nunca fue así en Latinoamérica y menos en Venezuela. Más aún, esa mujer no sería considerada “blanca” en la sociedad racista de Estados Unidos. Sin embargo, hay personas que reaccionan como si fuera así, como si nuestro contexto cultural fuera el mismo y fuéramos una especie de colonia de EE. UU.

Algunos dirán que, aunque estemos en Latinoamérica, eso es ofensivo para los afroamericanos. Claro que es ofensivo para ellos, pero se entiende que son culturas y países diferentes, cosa que a muchos gringos les cuesta admitir. Para algunos, “America” es el centro del universo y todos los países deben girar en torno a sus normas. 

Más aún, en Latinoamérica las distinciones están difíciles. ¿Quién es negro y quién no? Siempre me ha dado curiosidad ver a actrices que se autodenominan “afroamericanas” que en realidad tienen la piel más clara que personas que en Latinoamérica no tienen la necesidad de identificarse con ninguna raza en específico, aquí eso es innecesario.

Lamentablemente, aunque las cosas no sean así en Latinoamérica, hoy solo basta meterse en Twitter para ver a un montón de gente creyendo que es así, diciendo que aquí hay mucho racismo, pero los latinos sencillamente “No lo ven”, y que hay que “educarlos”, o peor, "racializarlos" para que lo vean y reconozcan su identidad como negros oprimidos. 

Capaz tengan razón de que existe racismo en Latinoamérica, pero es muy diferente a como se ve en Estados Unidos y no se parece en nada a lo que sucedió con Floyd.

Todo ese concepto de “identidad racial” que algunas personas quieren tratar de importar a Latinoamérica no solo no tiene sentido en una región en donde casi todos son una mezcla de razas, sino que además es peligroso y un reflejo de la “confusión cultural” que hay. Nos llevaría a ser más racistas, más clasistas y a empeorar todos los problemas que ya tenemos, importando una situación que ni siquiera nos afectaba en primer lugar.

Estados Unidos tiene muchas cosas buenas, por lo que no comprendo cual es la necesidad de copiar lo más malo y desagradable. No creo que haya problema con criticar el racismo, pero siempre dentro del contexto de cada lugar en especial. Ellos no son el mundo y es algo que les cuesta mucho aceptar.


2008 comments

  • Jamesoxype posted by Jamesoxype Domingo, 05 Diciembre 2021 00:03

    best online casino no minimum deposit quest casino best online casino uk players casinos accept credit cards online casinos video poker vegas craps online


    Report
  • UgoEvach posted by UgoEvach Sábado, 04 Diciembre 2021 23:26

    where to buy cialis over the counter in canada


    Report
  • stoorge posted by stoorge Sábado, 04 Diciembre 2021 23:07

    cialis reviews


    Report
  • JoeEvach posted by JoeEvach Sábado, 04 Diciembre 2021 22:47

    purchase ivermectin


    Report
  • gabapentin for neuropathy posted by gabapentin for neuropathy Sábado, 04 Diciembre 2021 21:10

    Where Can I Buy Levaquin


    Report
  • WimEvach posted by WimEvach Sábado, 04 Diciembre 2021 21:09

    female viagra for sale in india


    Report
  • SueEvach posted by SueEvach Sábado, 04 Diciembre 2021 21:00

    finpecia tablets online


    Report
  • KimEvach posted by KimEvach Sábado, 04 Diciembre 2021 20:38

    viagra 75 mg


    Report
  • KimEvach posted by KimEvach Sábado, 04 Diciembre 2021 20:38

    prozac 60mg capsule


    Report
  • Jamesgwhide posted by Jamesgwhide Sábado, 04 Diciembre 2021 19:32

    Super Site
    bit.ly
    500px.com
    t.me
    goodreads.com
    twilio.com
    eepurl.com
    onedrive.live.com
    pewinternet.org
    smartfonresurs.ru
    onlinelibrary.wiley.com
    theverge.com
    wordpress.com


    Report

Déjanos un Comentario



Avenida Las Condes 12523

direccion@institutoaquilas.org


Aut consilio aut ense