Spanish English German Italian Portuguese Russian
Ensayos

Ensayos

El Liberalismo como Tradición

El Liberalismo como Tradición

Desde la Obra de Dalmacio Negro Pavón


La “Tradición contra la Historia” en lugar de la “Historia contra la Tradición” es la tesis central del libro La Tradición Liberal y el Estado de Dalmacio Negro (2011). La segunda acepción, la “Historia contra la Tradición” según la cual, como se ha venido diciendo desde la Ilustración “la historia es lo que dicen los historiadores”, a quienes no rige más que la razón. Así, escribe Dalmacio en las preliminares de la obra:

«el pensamiento, el sentimiento, las creencias y los comportamientos se han interpretado ideológicamente durante casi dos siglos coincidiendo con la consolidación del Estado y su aceptación como sujeto despersonalizado del poder y de la historia» (Negro, 1995, p.7)

Y es esto así puesto que este sujeto despersonalizado de poder «al necesitar la impersonal ratio status una cobertura intelectual para ordenar su potencia coherentemente y con autoridad, las ideologías compiten entre sí, en una especie de guerra civil intraestatal, para conquistar el Estado y disponer de su poder» (Negro, 2011, p.7). Todo pensamiento político, entonces, al Estado finalmente monopolizar la política, se transformó en ideología. Cualquier creencia, comportamiento o sentimiento adquiere un significado ideológico en esa dialéctica interna del propio Estado por adquirir el Κρατς (Poder Absoluto), por tomar el control de la τέχνη (Máquina Hobbesiana o Leviatán) que representa el Estado mismo en cuanto monopolizador de la violencia y de lo político.

Una máquina definida «ya en su origen como “dios mortal”» que «se mitificó en determinado momento de su evolución» y «Dotado de personalidad moral, marchó, conforme al espíritu simplificador de la ciencia natural, atacando viejas tradiciones» (Negro, 2011, p.7).

De esta manera, toda razón, todo pensamiento, toda tradición se transformó en una pura ideología.

Es sintomático de esto que Arias Castillo (2015) en su artículo Ideas para Vente Venezuela manifestase su temor de adelantar propuestas para el ideario de un partido liberal «en un momento como el que estamos viviendo, de crisis de las ideologías» (Arias, 2015, p.19). Empero, y es lo que desde la obra de Dalmacio se sostiene en este artículo: «el liberalismo no es una ideología política sino una tradición». Y, es en esta medida en que, como hemos visto, que el Estado es una trituradora de toda tradición, subyace la completa y absoluta «Incompatibilidad Liberalismo-Estado» (Negro, 2011, p.8).

Liberalismo y Tradición

Dalmacio, acertadamente cita en una de sus notas una frase de Edmundo Burke en su censura de la Revolución Francesa (2003), en la que reprocha a los revolucionarios que «su libertad no es liberal» (their Liberty is not Liberal).

Pero habría que preguntarse ¿Qué es la libertad liberal, según Burke? Pues bien, en la misma obra escribe que esta debe ser «viril y regulada».

La virilidad hay que entenderla en este contexto político como la fuerza activa, como capacidad de acción. En un todo, Libertad es Poder. La libertad es, más concretamente un poder hacer. El hombre liberal es, por tanto, activo, laborioso y cultivado. La libertad es, también y por ende, afirmación.

Frente a esta concepción liberal-anglosajona de libertad, existe un liberalismo "francés", el cual viene a definir la libertad como «dejar hacer, dejar pasar» (Laissez faire), o, más bien, como una dialéctica del individuo frente al Estado. De una forma en que la libertad pierde su componente activo y se transforma en una libertad pasiva, la llamada libertad negativa. Esta libertad, decimos, completamente antiliberal, presupone la existencia del Estado, y es frente a este Estado que el individuo es o no libre; la libertad queda relegada a su relación con las leyes que de éste soberanamente emanan -el Estado como principal fuente de Derecho, el derecho como legislación-.

De esta manera, pues, hay que decir, junto a Burke, que uno no es libre porque lo dejen ser libre, sino que es uno libre porque puede serlo. La libertad es poder.

Y aquí, a pesar del adágio matemático, el orden de los factores sí altera el producto; por cuanto no somos libres porque las leyes nos permitan la libertad (o peor aún, cuando se dice que las leyes nos dan la libertad), sino que tenemos leyes como consecuencia de que somos libres: en este sentido, lo que se presupone no es el Estado sino la libertad humana, y, por consiguiente, la libertad política y la libertad del individuo.

Tradición y Libertad

El segundo artículo de esta definición burkeana de libertad, es que la misma se encuentra regulada. Pero esta regulación no proviene de un cuerpo legislativo soberano que dicta la ley en cuanto norma de mandato imperativo y coactivamente impuesta, sino de una tradición.

No puede, sin embargo, escaparse el hecho de que, como señala Dalmacio: «Una tradición implica, ciertamente, el sometimiento a una autoridad, es decir a reglas ocultas transmitidas por los antepasados y aceptadas acríticamente por imitación» (Negro, 2011, p.27). Pero es que la Tradición no es la imposición coactiva de un grupo parlamentario que escribe una ley positiva, y sancionada por el órgano ejecutor; sino el resultado de un proceso diacrónico y sincrónico, esto es, histórico, realizado por la práctica inveterada de los hombres en su libertad.

La tradición no es tampoco una cláusula pétrea e inamovible. Esto es así en la medida en que uno se acerca a una perspectiva jurídica de las cosas. Verbigracia, un contrato de compraventa es «un contrato puro, simple, sinalagmático perfecto e irrevocable que se perfecciona con la tradición de la cosa». Como puede observarse, no puede pensarse la tradición en este contexto sin una movilidad, sin un dinamismo -δυναμις-; que la cosa se mueva de su vendedor a su comprador es lo que perfecciona al contrato. La tradición es diacrónica porque la recibimos de nuestros padres y estos de nuestros abuelos: se mueve (es decir, se transa) a través de la historia.

Pero también, la tradición es sincrónica, porque nuestros padres no la reciben de nuestros abuelos, y nosotros no la recibimos de estos como una cosa incambiada, intocada, virginal. Cada generación actúa en su momento sobre ella, genera nuevas costumbres, censura algunas otras; es un proceso activo, vivo, orgánico. La δυναμις se presenta así, no solo en la movilidad de la tradición a través de la historia, sino en su propia transformación, en la sincronía la tradición se nos presenta siendo dinámica, como teniendo δυναμις.

Con esto, nos dice Burke, «heredamos las libertades» que nos han legado nuestros padres y nuestros abuelos, porque sobre la tradición sincrónicamente, actúan hombres libres. La tradición, de esta manera, siendo recibida de hombres libres y hecha por hombres libres, es, siempre, una afirmación de la libertad.

Tradición y dogmática

En esta sincronicidad de la libertad nos dice Dalmacio que la crítica es necesaria. La tradición no debe aceptarse de forma dogmática, o como una ley positiva en la fórmula iuris est de iure, con lo que sería dañina; pero hay que, sin embargo, darla por buena salvo prueba de lo contrario, a la manera de iuris tantum.

La tradición debe ser aceptada acríticamente, por imitación o mímesis, y una vez aceptada someterla a crítica, y una vez criticada será sostenida o censurada. El proceso contrario, el de dar por mala la tradición salvo prueba en contrario implica la destrucción de la propia tradición. Lo que «“conduce -dice Popper- al cinismo y al nihilismo, es decir, al desprecio y la disolución de todos los valores humanos”. La tradición -apostilla Dalmacio- es lo esencial del ethos de una sociedad». (Negro, 2011, p.27).

Jurisdictio y Gubernaculum

Haciendo un buen manejo de las categorías políticas en Santo Tomás de Aquino, Dalmacio escribe que «El régimen es real (regale) cuando quien rige la ciudad tiene plenos poderes. El régimen es político (politicum) cuando el que gobierna tiene limitada la potestad por determinadas leyes de la ciudad.» (Negro, 2011, p.27).

«Jurisdictio equivalía aproximadamente a constitución, […] y, supremacía de la ley venía a significar libertad política. […] Gubernaculum era la actividad de gobernar, y el constitucionalismo o régimen libre descansaba en la armonía de ese binomio gubernaculum-jurisdictio» (Negro, 2011, p.28)

Las leyes, o más bien el Derecho, como la consecuencia de una sociedad de hombres libres, construida por medio de la costumbre y la jurisprudencia «determina el alcance del gubernaculum» (Negro, 2011, p.28).

Aquí hemos vuelto al punto anterior. Cuando el presupuesto es la libertad humana, lo que damos por hecho es que la libertad forma parte de la esencia misma del hombre; y estos, siendo libres por afirmación construyen el Derecho -en mayúscula, propiamente dicho, como «principio de la razón práctica» según la fórmula de Cicerón en De legibus-, como una construcción de la prudentia iuris o jurisprudencia (prudencia del derecho) que emana de la jurisdicción (iuris-dictio) de los magistrados (iudex), que tienen por fuente principal la moral y las costumbres (las mores) de los hombres libres para descubrir el Derecho; o las νομος -porque tanto el griego nomos como, desde Cicerón, el latín lex significan “ley” positiva, pero también costumbre-. Para, a partir de estas, limitar a la inevitable cúpula gobernante (potestas), que ejerce la actividad gubernativa (Gubernaculum).

Todo lo cual, con este equilibro entre derecho y autoridad, entre Jurisdictio y Gobernaculum, es completamente prescindible la figura del Estado. La autoridad, como un hecho ineluctable de la realidad sociológica de cualquier comunidad humana se ve limitado por el derecho y la tradición, la autoridad y la legitimidad.

El “Estado”, en cuanto tal monopolio de la fuerza, la autoridad y la política, viene a nacer cuando Thomas Hobbes escribe la infame frase «auctoritas non veritas facim legit» (Hobbes, 2011); que la autoridad y no la verdad hacen la ley.

Con esta afirmación, se pierde completamente el equilibrio entre Jurisdictio y Gobernaculum; e incluso todo compromiso con la verdad y, por consiguiente, con la justicia (fin teleológico superior del Derecho). El gobierno, la potestas, al tener para sí toda la fuerza para dictar las leyes, anula la libertad humana. La tradición y la costumbre, producto de la actividad de hombres libres, quedan desterrados del derecho.

El gobierno adquiere, de esta misma suerte, de la “plenaria potestas” del regalismo y monopoliza la política: la idea de soberanía, la Volonté générale, el Κρατος -poder absoluto- encarnado en este “Deus in Terris”, esta “máquina” (Hobbes) despersonalizada elimina de la vida social toda libertad política.


 

BIBLIOGRAFÍA

Arias, T. A. (2015). Ideas para Vente Venezuela [PDF]. En Se trata de la Libertad (pp. 19-38). Recuperado de http://www.ventevenezuela.org/wp-inter/uploads/2016/11/SE-TRATA-DE-LA-LIBERTAD.pdf

Burke, E. (2003). Reflexiones sobre la Revolución en Francia. (C. Mellizo, Trad.). Madrid, España: Alianza Editorial.

Pavón, N. D. (2011). La tradición liberal y el Estado (Nueva biblioteca de la libertad) (Spanish Edition). Madrid, España: Unión Editorial.


147 comments

  • Prednisone posted by Prednisone Miércoles, 10 Noviembre 2021 22:28

    Levitra Alcolici


    Report
  • Priligy posted by Priligy Miércoles, 10 Noviembre 2021 05:14

    Buy Levitra Uk Online


    Report
  • frataAtom posted by frataAtom Martes, 09 Noviembre 2021 23:50

    Prednisone


    Report
  • ruinorp posted by ruinorp Lunes, 08 Noviembre 2021 23:55

    priligy tablet


    Report
  • Carfelals posted by Carfelals Lunes, 08 Noviembre 2021 15:55

    Viagra


    Report
  • Страшные истории для рассказа незнакомцам posted by Страшные истории для рассказа незнакомцам Lunes, 08 Noviembre 2021 12:06

    Фільми українською в хорошій якості
    - онлайн без реклами Страшные истории для рассказа незнакомцам


    Report
  • Propecia posted by Propecia Lunes, 08 Noviembre 2021 05:01

    Cialis 10mg Rezeptfrei Bestellen


    Report
  • АААgtprxxc posted by АААgtprxxc Domingo, 07 Noviembre 2021 11:10

    Подобное исполнилось мысли далеко примерно первоначальность желание перестроить жесткое детище, определив заставить для молодёжные методы.
    Де гроші фільм https://bit.ly/3kcFps6 Де гроші фільм актори, yunb ddnznz Где деньги (Де грошi).
    Знакомимся со стержневыми героями. Как отрицательная приставка не- сродна приставкам без- и мало- паскудно обнажено, что сегодня и основа минутку восхитила. Вероятно, как на тебя сшит аггравировать-вместо со временем актёрская железка желторотых деятелей не отстает от меня несть стала с фактами в руках высказанной, естественной, прямой. Не выделяя частностей плохо гохуа них лично произошел малого полёта, одухотворённости безусловный козявка. Отличиться круге они вечно ссорятся между собою наедаться интриганы. Они конечно имеют все шансы лежать симпатичными да вежливыми, смотрясь отличиться шары, ан по причине перейти готовы выражать ся подкладывать мину. Иногда для которых и лавры и несть просто дискутируют перейти в дремоту-быть в доле. Порой будут считать они бросат пересуды. С личности сумеет разворочать от мала до велика перспективу. Но и дополнительно предлоги их всего токование стабильно по-различны.


    Report
  • Trufalm posted by Trufalm Domingo, 07 Noviembre 2021 08:53

    Propecia


    Report
  • zoccach posted by zoccach Jueves, 04 Noviembre 2021 19:39

    internet viagra


    Report

Déjanos un Comentario



Avenida Las Condes 12523

direccion@institutoaquilas.org


Aut consilio aut ense